Escritora Marina de Chateaubriand

Expandmenu Shrunk


  • El barquero y el erudito

     

    El barquero y el erudito blog Libro "Los aballos del Cielo" de Marina de Chateauriand

    El Mula Nasrudin consigue  un puesto de barquero;

    Cierto día transportando a un erudito, el hombre le pregunta:

    - ¿Conoce usted la gramática?

    - No, en absoluto, responde Nasrudin.

    - Bueno permítale decirle que ha perdido prácticamente la mitad de su vida – replica con desprecio el estudioso

    Poco después, el viento empieza a soplar y la barca está a punto de ser tragada por las olas.

    Justo antes de irse a píque, el Mulá pregunta a su pasajero:

    - ¿Sabe usted nadar?

    - ¡No! – contesta, aterrorizado, el erudito.

    - Bueno, ¡permítame decirle que ha perdido usted toda su vida!

     

     (fragmento del libro “Los Caballos del Cielo”)

    portada-los-Caballos-..

    facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailby feather

  • La Ventana

    “Ama y haz lo que quieras. Si callas, callarás con amor; si gritas, gritarás con amor; si corriges, corregirás con amor, si perdonas, perdonarás con amor.”

    San Agustín.

    ventana31

    “Corre a través de un largo laberinto, atraviesa interminables pasillos, hasta que llega a una amplia habitación. En el fondo distingue una ventana, se acerca y ve cómo unas oscuras golondrinas dibujan con sus alas palabras en el cielo, y luego desaparecen. Presiente que le escribieron un mensaje, intenta leerlo pero solo ve unos extraños signos que no puede entender….Llora de impotencia, cuando de pronto oye una voz detrás de ella que le dice “tú puedes”.
    Y se despierta anegada en llanto pero curiosamente esperanzada. Ahora sabía que podía, que algo nuevo y mágico se había abierto en su vida…y que aunque no lo pudiese descifrar aún, ya nada volvería a ser como antes….”

     

    “…Nanak le dijo con ternura-, quiero aprender a ver a mi país a través de tus ojos enamorados…Y créeme, aunque es una cultura antigua, cuna de religiones, encrucijada de caminos, es tan desconocida e incomprendida como África y es similar de sorprendente y misteriosa… Yo mismo tengo mucho que aprender…
    Como prueba de su amor le obsequió un collar de cuentas de jade y ámbar con sus nombres grabados en árabe y sanscrito y engarzada en oro. Y mientras se lo colocaba al cuello añadio:
    -Te prometo que haré que la India nunca se borre de tu corazón, que en tus sueños sigas viendo mi país y que nuestro amor y el de mi país se graben en tu alma. Y yo prometo amar a tu país y a tu pueblo como si fuesen el mío. Y un día juntos iremos a África…”

    “…Cada tanto se detienen, y Cristóbal, observando con nostalgia  los sarmientos mecidos por el viento, exclamó:
    -Miren como llora la Viña.
    Y como vio la expresión de sorpresa de ellos les aclaró que el lloro de la vid es el momento de la primavera cuando la savia comienza a fluir nuevamente por los sarmientos secos tras el largo letargo otoñal, y brota  por los cortes de la poda como lágrimas por una herida abierta. Vendría a ser  como un despertar, o como un paso de la muerte a la vida.
    Y suspirando, añadió:
     - No sé si lloran de tristeza o de alegría pero siento que los viñedos que tanto amaba Ariel con su llanto me acompañan, nos acompañan…”

     (Fragmentos del Libro “Los Caballos del Cielo”)

     

    portada-los-Caballos-..

    facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailby feather

  • La Unión Divina o “Anand Karaj”

    “La medida del amor es amar sin medida”.  San Angustin. 

    “los desiertos de este mundo  se transitan con los pies, los del cielo, con el corazón”. Reflexión sufí  

    zona punjab blog Libro "Los Caballos del Cielo" de Marina de Chateaubriand

    “…Tras largas horas de vuelo que a ellos se les hicieron cortas, llegaron al destino. Hacía un calor tan viscoso que se pegaba la ropa al cuerpo. En el aeropuerto estaban dos de sus hermanos esperándoles, y los ojos de Nanak al verlos y pisar su tierra eran dos luceros que brillaban de felicidad.
    En la ruta, los baches, las carreteras serpenteantes, el bullicio y los olores envuelven a Jadya como en una nebulosa y le producen un efecto narcótico. Nanak, al contrario, parecía haber despertado de un sueño, reía, cantaba, señalaba todo como un niño entusiasmado. Las ventanillas del coche se habían transformado en la pantalla de una película que le trasportaba a su infancia. …”


    Chai blog Libro "Los Caballos del Cielo" de Marina de Chateaubriand
    chai blog del libro  los caballos del cielo de marina de chateaubriand


    “…Les dieron el tradicional té de bienvenida, con especias y hierbas aromáticas. Y comenzaron a desfilar una innumerable serie de platos que dejan asombrada a Jadya. Pensó que la habían visto cara de hambre. Nanak le había explicado que su pueblo siempre festeja todo comiendo. Pero jamás se hubiese imaginado tanta abundancia.
    -Tenemos fama de comilones- le dice riendo-. Y también de buenos gourmets. Nuestra comida dicen que es una de las más sanas y sabrosas de toda la India. Pero no nos gusta imponer nuestro gusto así que dejamos que cada comensal se sirva a su antojo, por eso ves tantos platos diferentes…”

     especias blog Libro "Los Caballos del Cielo" de Marina de Chateaubriand
    comida india blog Libro "Los Caballos del Cielo" de Marina de Chateaubriand
     

    “…Jadya quedó sorprendida al comprobar que eran vegetarianos como ella, en ningún plato había nada de carne.
    -Nosotros celebramos la generosidad de la naturaleza con platos de verduras, legumbres, frutas o lácteos –le dijeron.
    Nanak le aclaró:
    - Nuestro Gurú nos dijo, “No hay nada impuro en la comida o bebida: todo sustento es regalo de Dios”. Pero aunque no nos obligan a ser vegetarianos, nosotros lo somos para reverenciar la vida, por salud y también por respeto a las creencias de nuestros hermanos hindúes que tienen a la vaca como sagrada. …”

    Al Mahdi  blog Libro "Los Caballos del Cielo" de Marina de Chateaubriand


    “…Regresaron a casa y apareció el novio a  buscarla  montado en un caballo blanco enjaezado con  finos brocados y adornos. Al verlo llegar así resplandeciente, cual   sol de mediodía con su espada a la cintura  lanzando destellos plateados, Jadya pensó que estaba viendo al  Mahdi en persona y se desvaneció allí mismo…”

     Templo de oro blog Libro "Los Caballos del Cielo" de Marina de Chateaubriand

    Union Divina blog Libro "Los Caballos del Cielo" de Marina de Chateaubriand

     Simbolo Sijismo


    “…Mientras el Gurú recitaba unas palabras del Libro, los novios se levantaron, y sujetando las extremidades de una tela, él adelante, ella detrás, giraron a su alrededor para sellar su unión y recibir su bendición. Con este simple gesto daban a entender que mientras sus almas se fundían en el infinito, ellos en la tierra se unían libremente, y de ahora en adelante se comprometían a ayudar al otro a encontrar el verdadero sentido de su existencia. Dieron cuatro vueltas alrededor del altar donde reposaba el Libro, que no cesaban de abanicar, para recordar que éste debía ser el centro de sus vidas y la comunidad su apoyo.
    El Gurú les recordó que el matrimonio era parte del camino espiritual. A través de esa unión divina, ellos habían sido bendecidos, y de ahora en adelante debían ser ejemplo de servicio y manifestación de Dios para cumplir el grandioso designio que les había sido asignado.
    El momento más emotivo fue cuando el padre de Nanak se puso de pie y dijo:…”



    “…Al final se ofreció  la santa comunión, en la que un dulce néctar se repartía entre todos sin distinción de sexos, razas o credos como símbolo de hermandad.  Era uno de los actos más simbólicos…”



    “… Regresaron a casa  y continuaron las celebraciones. Uno de los momentos más relajantes  fue cuando en un recipiente mezclaron arroz machacado, leche, agua y pétalos de flor, los  recién casados sumergieron joyas y amuletos y los buscaban como en un juego.  La mirada de dicha y complicidad entre ellos dos era evidente, y las risas parecían ayudar a olvidar  todas esas las tensiones anteriores. Ahora se sentían otra vez en intimidad, otra vez unidos en esa simbiosis de miradas sin palabras, en donde un suspiro o un  simple parpadeo lo  podía decir todo.  Jadya siempre le recordaba que quien no entiende el significado de una mirada menos podrá comprender una larga explicación. Y entre ellos nunca era necesaria ninguna explicación…”



    ( Fragmentos del Libro “Los Caballos del Cielo” )

    Portada Libro "Los Caballos del Cielo" por Marina de Chateaburiand

    facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailby feather